A Sofía le detectaron el embarazo de casualidad. ¿Quién puede pensar que una niña de once años ya espera un hijo? Eso es gordura —le decían—, pero cuando su cuñada sospechó y la llevó al médico la conclusión no tardó en llegar: siete meses. A partir de allí se desató el caos. Aunque su madre reclamó una y mil veces, la doctora explicó que no era posible una interrupción.
Ir a la fuente
Author: Cubadebate

Powered by WPeMatico