Fue una sacudida que aquí en la capital se sintió bien fuerte. Quienes estábamos en nuestras labores habituales sentimos que literalmente se nos movía el piso y una sensación de mareo. Todo así de repente y sin aviso, como llegan estos fenómenos -que debemos llamar además- “naturales”.
Ir a la fuente
Author: Cubadebate

Powered by WPeMatico