Probablemente sea esta la entrevista que más recordemos de esta pandemia entre cientos. Se trata de una sobreviviente de la COVID-19, alguien que estuvo en terapia intensiva por muchos días sin poder hablar y casi conociendo la muerte. Para más dramatismo, fue contagiada por su hijo, a quien ella pidió no salir e ir al bar donde se contagió. Maité Marrero con 45 años de edad y sin interesarse hoy por teñirse las canas que se le asoman, posee una enorme sabiduría y sensibilidad.
Ir a la fuente
Author: Cubadebate

Powered by WPeMatico