Acercarse a los animales salvajes es a veces tentador, pero hay que respetar algunas reglas, por nuestra salud… y la suya.
Roma Likhvan / Shutterstock

Patrick Giraudoux, Université de Franche-Comté – UBFC; Eve Afonso, Université de Franche-Comté – UBFC, and Li Li, Yunnan University of Finance and Economics

Observar la vida salvaje de cerca, aproximarse a animales que normalmente sólo se ven en los documentales… Muchos destinos turísticos ofrecen a los visitantes excursiones que les ponen en contacto con animales silvestres.

Para atraer a especies que de otro modo sería muy difícil ver, se suelen crear puntos de alimentación. La concentración artificial de especies y la abundancia de individuos en contacto o cerca de los humanos que resulta de este tipo de actividad no están exentas de riesgos, tanto para los turistas como para las especies observadas.

Microbios peligrosos para los humanos

Hay que recordar que, si bien los turistas acuden a observar especies animales que simbolizan la riqueza de la biodiversidad de nuestro planeta, estas mismas especies son portadoras de una importante diversidad microbiana. Aunque la mayoría de los microbios son nuestros aliados y son esenciales para el funcionamiento de los ecosistemas, una pequeña fracción de son potencialmente patógenos.

La visita a cuevas con cientos de miles de murciélagos en Sudamérica, por ejemplo, plantea el riesgo de la transmisión de sus agentes patógenos a los humanos, no sólo directamente, sino también a través de los aerosoles o de las enormes capas de guano depositadas que pisan los visitantes.

Este es el caso de la histoplasmosis, una enfermedad causada por un hongo. O en otros continentes, los virus Nipah y Marburg. También existen al menos 14 tipos de virus de la rabia, la mayoría de los cuales pueden afectar a los murciélagos: en Texas, en una cueva habitada por 110 millones de murciélagos, donde circula uno de estos virus, se han documentado dos casos de infección de espeleólogos por transmisión por aerosoles.

Además, en ciudades y lugares turísticos de Sudamérica y Asia, la proximidad de la población humana a los primates no humanos, principalmente macacos y tamarinos, provoca decenas de mordeduras cada año. Estos primates pueden ser portadores del virus de la rabia clásico, heredado de su contacto con los cánidos, lo que obliga a los individuos no vacunados a someterse a una profilaxis completa tras la exposición a esta enfermedad.

La existencia de estos patógenos humanos conocidos o aún desconocidos justifica, por tanto, evitarlos para minimizar el riesgo de exposición.

Pero si los animales pueden contaminar a los humanos, lo contrario también es cierto.

Las personas como fuente de infección

En el Parque Nacional de Taï, en Costa de Marfil, estudios han demostrado no sólo la existencia de patógenos presentes de forma natural en los chimpancés (virus linfotrópico T, virus espumoso de los simios, viruela del mono y en su hábitat (el virus del Ébola o la bacteria Bacillus cereus biovar anthracis, responsable de una forma de ántrax), sino también patógenos introducidos por los humanos, como el virus respiratorio sincitial humano (HRSV) y el metapneumovirus humano (HMPV), que pueden a su vez contaminar a los chimpancés.

A partir de 1992, se puso en marcha un sistema de gestión de residuos y cuarentenas para los científicos que estudian a los chimpancés y los visitantes. Sin embargo, desde 1999 se han observado al menos seis brotes importantes de enfermedades respiratorias inducidas por el hombre, con pérdidas de hasta el 19 % de las comunidades de chimpancés.

Foto de primer plano de un gorila de montaña en Ruanda
En 2020 se tomaron medidas para proteger a los gorilas de montaña de covid-19.
Bob Brewer / Unsplash

La pandemia de covid-19 ha justificado el refuerzo de este tipo de distanciamiento de los gorilas de montaña en la República Democrática del Congo, Ruanda y Uganda. A finales de marzo de 2020, se había suspendido todo el turismo de gorilas y, posteriormente, se pusieron en marcha protocolos estrictos antes de la reapertura, como la obligatoriedad de las mascarillas y el aumento de la distancia mínima con los animales.

Por lo tanto, la contaminación por determinados agentes patógenos puede producirse de animal a hombre o de hombre a animal. Pero en el caso de algunos microbios que se encuentran en varias especies, la dirección de la contaminación puede ser más difícil de determinar. Puede ser bidireccional, o incluso a través de otros animales.

Múltiples direcciones de movimiento

En el noroeste de Yunnan (China), en un lugar de ecoturismo, un grupo de monos de nariz chata es alimentado regularmente cerca del pueblo. Hemos identificado 13 especies o linajes de amebas en sus heces. Estas amebas, que también infectan a los humanos y a los animales domésticos (cerdos, vacas y pollos), pueden pasar de una especie a otra. Se sabe poco sobre su patogenicidad, pero proporcionan un interesante modelo de transmisión.

En particular, descubrimos que el porcentaje de infectados en los monos que visitaban el lugar de alimentación era de casi el 90 %, mientras que sólo era de algo más del 30 % en los que no lo hacían. Además, el aislamiento de una pequeña fracción, la alimentada, de la población silvestre resultó en su agotamiento genético.

Por tanto, la alimentación de una subpoblación de monos con fines turísticos tiene el efecto conjunto de aumentar la endogamia, la susceptibilidad y la exposición del grupo alimentado a la infección amebiana.

Sabiamente, en este sitio (y a diferencia de otros similares en otras partes del mundo), la observación de los monos por parte de los turistas durante la alimentación se mantiene a una distancia estricta mediante una cuerda, y es supervisada por los guardabosques. Pero el contacto entre los animales domésticos, la población local y los monos, ya sea directamente o a través de sus excrementos cerca de los lugares de alimentación, es también un sistema que amplifica la circulación de las amebas.

Y este tipo de problemas no sólo se dan en los sitios turísticos situados al otro lado del mundo.

Fauna en la ciudad

Como consecuencia del descenso del interés por sus pieles y de las campañas de vacunación que han reducido la rabia, las poblaciones de zorros han aumentado en las últimas década. Desde finales de los años 90, han alcanzado la capacidad límite de sus ecosistemas. Estos animales ya han conquistado incluso las ciudades, donde encuentran los recursos que necesitan.

Mientras que algunos habitantes de la ciudad deploran sus ocasionales incivilidades (abrir bolsas de basura, visitar los gallineros, cavar madrigueras bajo los edificios, etc.), otros están encantados de tenerlos cerca. Incluso a veces los alimentan.

Sin embargo, esta proximidad representa un peligro real en cuanto a la transmisión de una grave enfermedad parasitaria para el ser humano, la equinococosis alveolar. De evolución lenta (diez años o más), silenciosa y con mal pronóstico cuando se detecta tarde, esta enfermedad puede conducir a una insuficiencia hepática, a veces mortal, y requiere un trasplante de hígado en los casos graves.

Una fracción significativa de la población de zorros puede ser portadora del parásito responsable de la enfermedad: ¡este es el caso de más del 50 % de los zorros que viven en los alrededores de Zúrich, en Suiza! Esta fracción de animales infectados es tanto mayor cuanto más espacios verdes tiene la ciudad. Los zorros infectados dispersan el parásito a través de los excrementos que depositan en los jardines y cerca de los lugares de alimentación.

En algunos casos, la proximidad a otros zorros también puede ser problemática para otros animales.

El distanciamiento social de las aves

La concentración que pueden alcanzar los pájaros en las zonas donde se les alimenta puede aumentar la transmisión de bacterias, hongos y virus responsables de salmonelosis, aspergilosis, tricomoniasis, viruela aviar, etc. Algunos de estos microorganismos son también patógenos para el ser humano.

En Estados Unidos, se ha demostrado que la retirada de los comederos de los pájaros reduce significativamente los brotes de micoplasmosis ocular en los pinzones domésticos, una enfermedad causada por la bacteria Mycoplasma gallisepticum. Y la limpieza regular de los baños y comederos de los pájaros también previene el desarrollo de la salmonela.

En 2021, durante varios meses, más de una docena de estados de EE. UU. pidieron a los residentes que retiraran los comederos para pájaros, los estanques y otros elementos que pudieran atraer a las aves a sus propiedades en respuesta a un brote de una misteriosa enfermedad aviar. No se ha dilucidado su origen exacto, pero lo que se buscaba era una forma de distanciamiento social en las aves.

También se está prestando especial atención al virus del Nilo Occidental, así como a la gripe aviar, ambos portados por aves y que pueden transmitirse a los humanos.

Convivir con la fauna y sus microbios

Un alto nivel de biodiversidad es una garantía de la resistencia y adaptabilidad de los ecosistemas a los cambioss. Además, un gran número de investigaciones ha puesto de manifiesto los efectos positivos de la biodiversidad en el bienestar humano.

No se trata, pues, de eliminar todo contacto con la biodiversidad. Sin embargo, no hay que olvidar que esta biodiversidad también incluye a los microorganismos, que constituyen el 17 % del total de la materia viva (biomasa) de nuestro planeta. Muchos son aliados, pero una pequeña minoría constituyen un verdadero peligro. El reto consiste en convivir con ellos, disfrutando al mismo tiempo de los beneficios de la diversidad viva (¡incluidos los microbios!).

La “parte salvaje del mundo” tan querida por la filósofa Virginie Maris…The Conversation

Patrick Giraudoux, Professeur émérite d’écologie, Université de Franche-Comté – UBFC; Eve Afonso, Maître de conférences en écologie, Université de Franche-Comté – UBFC, and Li Li, Professor of ecology, Yunnan University of Finance and Economics

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original.

La entrada Turismo verde y alimentación animal: ¿cuáles son los riesgos para nuestra salud y la suya? se publicó primero en Viajes, turismo y curiosidades.

Ir a la fuente
Author: viajes24horas

Powered by WPeMatico