Refrescar el sofocante calor veraniego saboreando un helado, rodeado de un entorno casi natural, es un regalo que pueden disfrutar los que llegan a la heladería Jardín de Las Enramadas, en Santiago de Cuba. Unidad donde se hace realidad la máxima de que la calidad es el respeto al pueblo.

El buen servicio, la atención esmerada y las excelentes condiciones de la instalación que emerge exquisitamente diseñada para que lo natural sobresalga y armonice con el entorno citadino, distinguen a la cremería ubicada en la populosa arteria Las Enramadas, poco antes de que esta calle desemboque en el paseo marítimo.

La unidad perteneciente a la gastronomía especializada tiene sus fortalezas en el joven colectivo de 117 trabajadores que labora en dos turnos de martes a domingo. La emulación interna y el empeño de ser cada día los mejores, incentiva el desempeño.

Ambientada con plantas ornamentales de los más variados tipos crecen en jardineras frondosos arbustos y enredaderas muy bien cuidadas por los propios trabajadores que en días y horas de descanso hacen labores de jardinería.

La heladería tiene capacidad para 290 usuarios, 232 en el salón principal Sierra Maestra. Según criterio de los usuarios la amabilidad y prontitud en el servicio sobresale así como la variedad de sabores que van desde los clásicos chocolate y fresa pasando por los de frutas tropicales como el mango y zapote. Aquí también se expenden dulces y cake elaborados en la propia instalación.

Además los fines de semana suelen presentarse en sus espaciosos jardines niños y adolescentes pertenecientes a distintos proyectos culturales que cantan y bailan e interactúan con el público.

Son estas razones las que confirman la preferencia de grandes y chicos que llegan hasta aquí con la certeza de recibir un buen servicio, disfrutar de un sabroso helado rodeado de buenas atenciones y agradable confort.

Escrito por Caridad Franco Vega (TV Santiago

ESCUCHA AQUÍ LA RADIO DE SANTIAGO DE CUBA