Violencia y medios de comunicación

Santiago de Cuba, 28 de jun.
– En un artículo publicado por el periódico Granma, el 14 de enero de este año,
el periodista Julio Martínez afirmaba: “La vulgaridad, agresiva y perjudicial
antivalor, corroe la nobleza del alma, tiende a asentar en algunos seres la
errónea concepción de que la ordinariez es el único modo posible de vivir”.

Hay muchas formas de
violencia. Nos referiremos solo a las agresiones, en nuestro aquí y ahora.
Lamentablemente Santiago de Cuba, ciudad hospitalaria por naturaleza, no escapa
a este nocivo fenómeno, particularmente durante el verano, cuando se
desarrollan eventos masivos, espacios propicios para la diversión colectiva
donde, sin embargo, la violencia asoma.

Apreciamos el carnaval como
una oportunidad única de alegría total: pero no podemos aceptar que haya quienes
desaprovechen esta opción sana y 
múltiple para agredir al otro. Quizás por ello, mientras unos dilapidan
su dinero en parrandas interminables, otros prefieran pasarla en familia.

En el carnaval santiaguero,
festividad indispensable, hay de todo, bueno y malo. Están los que acopian sus ahorros
y los gastan en las variadas ofertas del jolgorio. Hay quienes recogen los
frutos  de su esfuerzo y salen en paseos
y comparsas para solazar a muchos y está esa maravilla de la cultura popular: la
conga, ante cuyo paso muy pocos pueden controlar los delirios del cuerpo.

Pero,  surgen focos de violencia y pasan cosas feas
que  solo los empecinados en ocultar callan,
con lo cual facilitan a los lenguaraces la posibilidad para distorsionar la realidad,
algunos incluso emplean las redes sociales. Carezco de datos oficiales sobre
hechos violentos del último carnaval, pero dispongo  de ojos y de paciencia para escuchar los
relatos de mis vecinos, casi siempre exagerados: ellos sustituyen a la prensa.

Hay quienes convierten el
carnaval en escenario para la violencia como si esta fuera parte de la fiesta. Son
pocos, pero son. Y están los especialistas en justificaciones, quienes afirman,
con alguna razón, que hay países donde la virulencia es parte de lo cotidiano y
mencionan a Brasil, Colombia o México. Pero, vivimos en un país otro donde cada
ser humano cuenta y la violencia de cualquier tamaño que sea, atenta contra la
vida, aún de quienes la propician.

Del papel de los medios
hablaremos en otro comentario. Pero adelantamos dos elementos esenciales. Los
medios cumplen su función educativa al alertar al ciudadano y solicitarle civilidad.
Por ejemplo, recuerdan la prohibición de portar armas y  las secuelas que acarrea incumplir con esta regulación.
Más, habría que interrogarse sobre la conveniencia, también educativa, de
publicar con la mayor inmediatez posible los hechos que perturben la
tranquilidad y las medidas adoptadas con los infractores; con nombres y
apellidos.

Desde luego, no somos tan
ilusos para creer que la violencia se puede erradicar de cuajo. Pero, tenemos
el derecho a enfrentarla con todos los medios, desde el diálogo participativo
hasta la coerción en casos extremos. Se trata de disminuirla a su mínima
expresión, de desestimularla a partir de la labor comunicativa de la sociedad
en su conjunto, incluida la que ejercen los medios de comunicación, con su
mayor o menor capacidad persuasiva.

Se va conformando una narrativa
de la violencia, y no solo en los carnavales, que contradice la esencia
humanista y solidaria de nuestra sociedad, un espíritu que niega la cordura. Coincido con la reflexión de Mayté García
Tintoré (Periódico Sierra Maestra, edición del 25 de mayo de 2019), quien
apunta: “La cordura no puede ser una elección, si la vida de los otros está en
juego”.

Nadie tiene derecho a
vulnerar la convivencia y cuando esto ocurre hay que ser severos con los transgresores
y transparentes en la información. No pretendemos aguarle la fiesta a nadie,
sino recordar que la brutalidad deviene vicio permanente si no la atajamos a
tiempo. Y ya lo decía José Martí, nuestro Héroe Nacional: es difícil vivir
cuando la virtud tiene que pedirle perdón al vicio.

Ir a la fuente
Author: Osmar Álvarez Clavel

Powered by WPeMatico