Tras varias generaciones de tablets sin que ninguna saliera de China, Xiaomi por fin se decidió a estrenar este formato de manera internacional: la Xiaomi Pad 5 es el primero de estos dispositivos. Buen diseño, materiales de calidad e indudable inspiración en el iPad. La analizamos.

Elegir una tablet suele inclinar las valoraciones del terreno de Apple, el iPad se ha hecho fuerte en ese segmento. Pese a ello, en Android no hay malos ejemplos de tablets, ahí está la Samsung Galaxy Tab S7+, por ejemplo. Y Xiaomi se introduce en este segmento de la mejor forma que sabe: con grandes prestaciones a precio contenido. La Xiaomi Pad 5 es tal que así.


Ficha técnica de la Xiaomi Pad 5

características

pantalla

LCD IPS de 11 pulgadas con resolución WQHD+ (2560 x 1600 puntos), refresco de 120 Hz, relación de contraste de 1500:1, relación de aspecto 16:10 y compatibilidad con contenidos Dolby Vision

procesador

Qualcomm Snapdragon 860 con 8 núcleos y fotolitografía de 7 nm

gráficos

Adreno 640

memoria principal

6 GB

almacenamiento

128 o 256 GB UFS 3.1

cámara frontal

Sensor de 8 megapíxeles y óptica con valor de apertura f/2.0

Grabación de vídeo a 1080p y 30 FPS

cámara trasera

Sensor de 13 megapíxeles y óptica con valor de apertura f/2.0

Grabación de vídeo hasta 4K a 30 FPS

accesorios

Lápiz digital Xiaomi Smart Pen. No está incluido en el paquete y cuesta 99,99 euros

sonido

Audio estereofónico

Cuatro altavoces de 16 x 20 mm

Procesado Dolby Atmos

Hi-Res Audio

sistema operativo

MIUI 12.5 para Xiaomi Pad basado en Android 11

conectividad

USB-C

conectividad inalámbrica

Wi-Fi 802.11ac

Bluetooth 5.0

sensores

Giroscopio, acelerómetro, sensor de proximidad y brújula digital

batería

8720 mAh

Cargador de 22,5 vatios incluido en el paquete (la tablet puede cargar con una potencia máxima de 33 vatios)

dimensiones

254,7 x 166,3 x 6,9 mm

peso

511 g

colores

Gris cósmico y blanco perla

precio

Desde 369 euros

Xiaomi Pad 5 - Tablet de 11” (Wi-Fi, Pantalla 2K+ de 120Hz, 128 GB de Memoria Interna, 6 GB de RAM, batería de 8720 mAh) Gris

Xiaomi Pad 5 – Tablet de 11” (Wi-Fi, Pantalla 2K+ de 120Hz, 128 GB de Memoria Interna, 6 GB de RAM, batería de 8720 mAh) Gris

Diseño: delgada, atractiva y con clara inspiración en el iPad

La Xiaomi Pad 5 es una tablet que sorprende a nivel visual y una vez la sostienes por primera vez en la mano: no pesa demasiado, conserva el marco de aluminio para dar esa sensación «premium» que se agradece en un dispositivo de altas características y… No hay duda, Xiaomi se inspirado sin tapujos en la familia iPad, en especial en el iPad Air.

El parecido con la competencia salta a la vista por más que la cara trasera de la Xiaomi Pad 5 vea rebajados sus materiales: el acabado posterior está construido en plástico. Su tacto es agradable, presenta brillos metálicos en el color blanco de nuestro modelo, no atrapa las huellas y tampoco añade peso de más al dispositivo.

Xiaomi Pad 5

El frontal lo ocupa en gran medida su pantalla LCD de 11 pulgadas. Los marcos son muy reducidos para ser una tablet, la cámara frontal queda en el marco superior y se ausentan los métodos biométricos de bloqueo: ni lector de huellas ni reconocimiento facial en 3D. Xiaomi sí ofrece desbloqueo facial con la cámara delantera, mucho menos seguro.

Xiaomi Pad 5

Samsung Galaxy Tab S7+

Samsung Galaxy Tab S7 FE

iPad Air (2020)

Huawei MatePad Pro (2020)

Pantalla

11 pulgadas
2.560 x 1.600 píxeles

12,4 pulgadas
2.800 x 1.752 píxeles

12,4 pulgadas
2.560 x 1.600 píxeles

10,9 pulgadas
2.360 x 1.640 píxeles

10,8 pulgadas
2.560 x 1.600 píxeles

Porcentaje del frontal

82,8 %

84,6 %

84,6 %

81,3 %

86,5 %

Dimensiones

254,7 x 166,3 x 6,9 mm

285 x 185 x 5,7 mm

185 x 284,8 x 6,3 mm

247,6 x 178,5 x 6,1 cm

246 x 159 x 7,2 mm

Peso

511 gramos

575 gramos

608 gramos

458 gramos

460 gramos

Batería

8.720 mAh

10.090 mAh

10.090 mAh

7.606 mAh

7.250 mAh

Superficie (CM2)

423,56

527,25

526,88

441,97

391,14

Volumen (CC)

292,26

300,53

331,93

269,60

281,62

En el costado derecho de la tablet (según se mira en vertical) se encuentran los botones de volumen (arriba) y el enganche magnético del lápiz Xiaomi Smart Pen; en el borde superior aparece el botón de encendido (derecha) y dos de los cuatro altavoces externos; en el borde izquierdo Xiaomi coloca un conector magnético de pines para enganchar la funda teclado y en el borde inferior se localiza el conector USB C y los dos altavoces restantes.

Xiaomi Pad 5

La cara trasera de la Xiaomi Pad 5 aparece dominada por la chapa de plástico con el módulo fotográfico vertical en la esquina superior izquierda. El aspecto general derrocha atractivo, elegancia y muy buenos acabados: la Xiaomi Pad 5 sorprende para bien en términos de diseño.

Los acabados son muy buenos incluso pese al plástico de la cara trasera. En todo momento se aprecia calidad

No es muy molesta durante el uso ya que su peso no resulta exagerado, pero sí que incomoda sostenerla durante mucho tiempo (leyendo en la cama, por ejemplo). Por el exterior da el pego como tablet de gama alta. Incluso puede confundirse con un iPad, así ocurrió cuando le dejamos el dispositivo a amigos y familiares.

Pantalla: gran diagonal como bandera, alto refresco como arma

Xiaomi Pad 5

Si bien el diseño deja claras las intenciones de Xiaomi por apuntar a la gama más alta, en términos de pantalla mantiene el equilibrio en prestaciones del panel al tiempo que eleva detalles que afianzan la fluidez del dispositivo. Ahí están los 120 Hz de tasa de refresco, una característica que se agradece durante los desplazamientos en webs y apps sociales, por ejemplo.

Las 11 pulgadas de diagonal corresponden a un panel LCD IPS con resolución de 2.560 x 1.600 píxeles. Ofrece un brillo máximo alto para ser una tablet (500 nits), permite la visualización del contenido en exteriores siempre que no le incida directamente la luz, los cambios automáticos en el brillo son algo perezosos, el brillo mínimo es muy alto para situaciones de penumbra (de noche molesta usar la tablet, incluso con modo lectura), el LED refleja de manera uniforme la pantalla y se aprecia cierta falta de nitidez a simple vista.

Xiaomi Pad 5

Xiaomi calibra su Pad 5 con tonos algo fríos de serie, también se aprecia cierta saturación en los colores. Desde los ajustes de pantalla se puede personalizar la temperatura y reproducción de color, aunque no puede reducirse la densidad de la pantalla: los iconos se ven muy grandes en pantalla, también sobra espacio en la interfaz.

La pantalla no permite variar el tamaño de los elementos desde los ajustes (densidad del panel). Sí puede reducirse desde la configuración de densidad en los ajustes de desarrollador

No nos hemos encontrado con problemas gráficos utilizando la Xiaomi Pad 5: el sistema funciona de manera muy fluida, las animaciones se ven genial y el control táctil no entraña problema alguno. Los ángulos de visión son buenos. Y el uso táctil se complementa con el Xiaomi Smart Pen, el stylus compatible con la Pad 5. Hablaremos de él más adelante.

Potencia: una tablet Android apta hasta para «gamers»

Xiaomi Pad 5

Decantarse por una tablet Android suele implicar cierto sacrifico en el caso de que el comprador decida poner el ojo en la potencia. Por lo general, estos dispositivos no acostumbran a ofrecer un procesador de elevadas características. Y, de incluirlo, el precio se eleva en consonancia.

Xiaomi consigue mantener el equilibrio entre la potencia del procesador elegido y el precio final de la tablet. Ahí está el más que decente Snapdragon 860, un SoC que puede masticar los gráficos de alta calidad como si fuesen gominolas. Esto se aprecia a la hora de ejecutar juegos como Genshin Impact, por ejemplo: la Xiaomi Pad 5 admite la configuración más alta sin que se vea lastrado el funcionamiento.

Es potente, muy rápida, estable, la fluidez moviendo la interfaz y el salto entre aplicaciones es alta y, por contra, no hemos apreciado elevada temperatura, ni siquiera durante largas sesiones de juego: pese a que sí se calienta, en ningún caso llega a ser molesto. La Xiaomi Pad 5 disipa bien el calor del procesador, también el que se genera durante la carga.

Veamos cómo quedan los benchmarks de la Xiaomi Pad 5.

Xiaomi Pad 5

De izquierda a derecha: GeekBench 5, 3D Mark (Wild Life) y PC Mark Work 3

Se echa mucho de menos un sistema biométrico de seguridad, aunque fuese un lector de huellas capacitivo en el costado. Por lo demás, es una tablet con la que se disfruta en gran medida el contenido multimedia, tanto de películas y series como de juegos. La Xiaomi Pad 5 es perfecta para jugar, por ejemplo. Y no sólo por su capacidad gráfica.

Sonido: imbatible en su segmento de precio

Xiaomi Pad 5

Ofrecer cuatro altavoces externos ya deja indicios de que la Xiaomi Pad 5 no deja el sonido al azar. Más bien al contrario: el audio externo es de gran potencia, los graves se ven reforzados, no distorsiona en exceso a máximo volumen y la compatibilidad con Dolby Atmos aporta mejoras en las capacidades de sonido envolvente. Ver una película sin auriculares es una gozada.

En cuestión de audio externo no hay mayor problema, ni por potencia ni por calidad: hemos medido un máximo de 93 dB de presión sonora a unos tres centímetros de la tablet sin que las distorsiones apareciesen en la música.

El sonido a través de los altavoces externos se escucha potente, nítido, algo agudo a alto volumen y sin apenas distorsiones. La experiencia sonora está a la altura

Si bien los cuatro altavoces sobresalen por méritos propios, sí que hay una ausencia que termina restando puntos a la Xiaomi Pad 5: carecer de Jack de 3,5 mm. Para escuchar la tablet con auriculares hay que optar por un adaptador USB C (el DAC se encuentra en el dispositivo) o por conectarle unos auriculares Bluetooth. En ambos casos la calidad del audio está a un buen nivel: nítido, equilibrado, con el refuerzo de graves justo y compatible con sonido Hi-Res.

Xiaomi Pad 5

Los ajustes de sonido ofrecen la activación de Dolby Atmos y la personalización de la ecualización con un ecualizador de 10 bandas (incluye presets). Además, Xiaomi incluye mejoras para sus propios auriculares con el menú «Mi Sound», en los ajustes de sonido de la tablet.

La compatibilidad con códecs Bluetooth es muy amplia: aparte del SBC y AAC, la Xiaomi Pad 5 incluye aptX («normal», HD, Adaptive y TWS+), LDAC y LHDC.

Batería: buena aguantando, lenta cargando

Los 8.720 mAh de batería suenan bien sobre el papel y terminan comportándose tal y como se espera de ellos. En este sentido, no podemos decir que la Xiaomi Pad 5 ofrezca dudas en autonomía: durante nuestras pruebas, y con un uso de tablet (multimedia, navegación web, algo de juego), nos duró de media varios días.

La tasa de refresco de 120 Hz supone una bajada en la autonomía, en torno al 20-25 % con respecto al uso sin tenerla activada. De media ha superado las ocho horas con la pantalla encendida, un par o tres de horas cuando hemos vuelto a los 60 Hz. Bajo nuestro punto de vista, la mayor fluidez de sistema y desplazamientos compensa.

Xiaomi Pad 5

Si bien la autonomía no es un problema, la carga de la Xiaomi Pad 5 es más problemática. En ningún momento se calienta, ni siquiera usando el dispositivo mientras se carga. Aunque eso sí, los 22,5 W que ofrece su cargador hacen que recargarla del cero al 100 % sobrepase las dos horas. Pese a que la carga rápida no es tan habitual en las tablets, dada la holgada batería Xiaomi podría haber colado más potencia.

A continuación tienes los tiempos de carga con el cargador que la tablet trae en la caja.

  • 5 minutos de carga: 4 % de batería.
  • 10 minutos de carga: 9 % de batería.
  • 20 minutos de carga: 17 % de batería.
  • 30 minutos de carga: 26 % de batería.
  • 50 minutos de carga: 44 % de batería.
  • Total: 2 horas y 2 minutos.

Software: MIUI adaptado al formato tablet supone una gran ventaja

Xiaomi Pad 5

Xiaomi no podía dejar de lado a MIUI en su tablet internacional, la capa está unida de manera íntima al fabricante. Aunque eso sí, adaptar la interfaz a la pantalla grande hizo que la marca crease una adaptación específica: MIUI for Pad. Un movimiento similar al de Apple con el sistema operativo del iPad. Y con un diseño casi clonado.

Los primeros instantes utilizando la Xiaomi Pad 5 recuerdan de manera clara a la experiencia con el iPad. Uso por gestos muy similar, doble pantalla para utilizar una pareja de aplicaciones de manera simultánea, las animaciones se adaptan muy bien a las 11 pulgadas y el soporte para las ventanas flotantes permite extender en gran medida la multitarea. Como es habitual, no todo el software es compatible con la doble pantalla y la ventana flotante.

Xiaomi Pad 5

MIUI ve ampliado el uso como tablet al tempo que Xiaomi recorta distintas funcionalidades a las que ya estábamos habituados en sus móviles. Por ejemplo, Google Discover no se encuentra en los ajustes del escritorio, tampoco resulta posible elegir el diseño de la rejilla. El acceso directo a los ajustes está desaparecido del área de notificaciones y resulta algo molesto moverse entre los ajustes rápidos y las propias notificaciones.

Xiaomi Pad 5

MIUI no se ve recargado con excesivo «bloatware» más allá de las propias aplicaciones de Xiaomi. En sí la capa es algo pesada, también se muestra muy insistente a la hora de recordar todos los servicios de la marca. Se mantiene actualizada a Android 11 con MIUI 12.5.2. Y con un parche de seguridad algo antiguo a fecha de escribir este análisis: julio de 2021.

Xiaomi Pad 5

La Xiaomi Pad 5 no incluye el lápiz Xiaomi Smart Pen de serie, éste debe adquirirse aparte (vale 99,99 euros). El stylus queda anclado en el lateral de la tablet gracias a los imanes (no es tan firme como en el iPad y gira sobre su eje); momento en el que se activa la recarga por inducción. La animación de la recarga y su diseño son exactos a los del iPad y el Apple Pencil.

Xiaomi Pad 5

El tacto de la escritura y el dibujo está muy conseguido: trazar sobre la pantalla de la Xiaomi Pad 5 con su Smart Pen se acerca en gran medida a la experiencia utilizando lápiz y papel. Sí hemos notado cierta latencia entre el trazo y el dibujo en pantalla: las líneas tardan unos milisegundos en aparecer, lo justo para percibir cierta falta de sincronización en el dibujo.

Una de las pegas del Xiaomi Smart Pen es que necesita Bluetooth para funcionar, primero hay que emparejar el lápiz como cualquier accesorio (no funciona directamente). Y hay otro gran inconveniente: si se apaga el Bluetooth no funciona el lápiz. Por tanto, en situaciones donde resulte obligatorio activar el modo avión estricto no será posible utilizar el lápiz.

Dado que el Xiaomi Smart Pen funciona con Bluetooth, en el caso de activar el modo avión dejará de funcionar el lápiz. Eso sí, resulta posible encender el Bluetooth de forma independiente

Entre el lápiz y la tablet debería existir una plena simbiosis, pero no es así: la Xiaomi Pad 5 apenas ofrece software con el que sacarle provecho al stylus. La marca incluye una app de notas con la que poder escribir a mano alzada y dibujar. Y ya: para el resto de usos hay que confiar en la tienda Google Play. Y Android no está enojado precisamente al dibujo artístico, no hay excesivas opciones donde elegir (por comparar, Samsung ofrece numerosas apps y herramientas con las que exprimir el S Pen en las Galaxy Tab S).

Xiaomi Pad 5

Aparte de la carencia de aplicaciones para sacarle provecho al Xiaomi Smart Pen, la propia tablet no ofrece apenas herramientas. MIUI for Pad admite el control de la tablet con el lápiz, igual que si fuera un dedo (gestos de control inclusive). Y permite tomar capturas de pantalla apretando un botón (el de arriba) y abrir la app de notas para escribir (el botón de abajo). Hasta aquí.

Xiaomi Pad 5

Nuestra experiencia con el software ha sido algo agridulce. Es cierto que MIUI for Pad está muy bien adaptado a la tablet, también se ve potenciado su uso con el lápiz. Pero se echan mucho de menos herramientas y aplicaciones que compensen el gasto extra del stylus. A no ser que el futuro dueño quiera realmente dibujar con su tablet no resulta muy recomendable el gasto extra del Xiaomi Smart Pen.

Fotografía: bastante buena para ser una tablet

Xiaomi Pad 5

Pese a que el apartado fotográfico no es vital en ninguna tablet, nunca está de más hacer un pequeño repaso por su comportamiento en el terreno de la captura multimedia. Como es obvio, la Xiaomi Pad 5 no quiere sustituir a ningún teléfono: tanto por el rendimiento de la cámara, como por el exagerado tamaño del dispositivo, la fotografía no es el fuerte de la Xiaomi Pad 5.

Vale, no aspira a convertirse en la cámara principal, pero saca de más de un apuro si hay que tomar una foto (o un vídeo) y no hay otro dispositivo a mano. De día captura con suficiente nitidez, el enfoque es rápido y eficaz, el balance de blancos no hace mal trabajo (incluso posee HDR) y hasta mantiene un buen nivel de detalle en el segundo plano.

Xiaomi Pad 5

La aplicación de cámara de la Xiaomi Pad 5 queda recortada en comparación con el software de los teléfonos. No hay modo retrato, tampoco ajustes profesionales ni modos lúdicos. Sí se incluye la captura de noche, aunque con resultados bastante discutibles. No en vano es una tablet.

Xiaomi Pad 5

La cámara delantera acusa la caída en calidad. Los selfies son luminosos, aunque plagados de acuarelas incluso a plena luz del día. Para videollamadas sí que es perfectamente válida.

A continuación tienes una muestra de fotografías tomadas con la Xiaomi Pad 5.

Xiaomi Pad 5, la opinión de Xataka

Xiaomi Pad 5

Las dimensiones de la Xiaomi Pad 5 son generosas

Las sensaciones que nos ha dejado tras las semanas de prueba fueron muy positivas, también el constante déjà vu de estar manejando un iPad en lugar de una tablet con Android. Xiaomi ha conseguido acercarse en gran medida a lo que transmite la competencia al tiempo que ajusta al máximo el precio sin perder características clave por el camino. Por 399 euros es muy buena opción, más aún cuando puede adquirirse más barata con ofertas puntuales.

Xiaomi Pad 5 18

Es cierto que la Xiaomi Pad 5 parece un iPad a la vista, que la interfaz de MIUI for Pad se mueve igual que iPad OS y que incluso el lápiz ofrece la misma ventana y mensaje al anclarse al costado de la tablet. Pero esta similitud no tiene por qué ser mala ya que aporta valor al propio dispositivo de pantalla grande.

Xiaomi Pad 5

Es potente, la pantalla es de grandes dimensiones, suena de fábula y hasta la cámara aporta sobrada calidad para ser una tablet. En el lado negativo destacamos la pesadez de la capa, lo lenta que es carga de la batería, cierta falta de nitidez para lo reproducido en pantalla y la falta de aplicaciones con las que sacarle más provecho al Xiaomi Smart Pen.

Pese a que el funcionamiento del Xiaomi Smart Pen está a la altura de la tablet, carecer de aplicaciones y herramientas que potencien su uso agua en gran medida la experiencia

La Xiaomi Pad 5 es una excelente compra para quien busque una tablet Android y la desee lo más equilibrada posible en precio y prestaciones. Lamentablemente, resulta complicado recomendársela a alguien que busque una tablet sin más: el iPad sigue siendo mejor opción.

8.9

Diseño:9
Pantalla:8,75
Rendimiento:9
Software:8,5
Autonomñia:9,25

A favor

  • Potente y muy rápida, es una delicia jugar en ella.
  • El software está bien adaptado al stylus.
  • Buena autonomía, incluso con los 120 Hz.

En contra

  • La carga es demasiado lenta.
  • Faltan aplicaciones y herramientas con las que sacarle provecho al Xiaomi Smart Pen.

Xiaomi Pad 5 - Tablet de 11” (Wi-Fi, Pantalla 2K+ de 120Hz, 128 GB de Memoria Interna, 6 GB de RAM, batería de 8720 mAh) Gris

Xiaomi Pad 5 – Tablet de 11” (Wi-Fi, Pantalla 2K+ de 120Hz, 128 GB de Memoria Interna, 6 GB de RAM, batería de 8720 mAh) Gris

El terminal ha sido cedido para la prueba por parte de Xiaomi. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas.


La noticia

Xiaomi Pad 5, análisis: atrae por su precio, convence por su rendimiento

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Iván Linares

.


Ir a la fuente
Author: Iván Linares

Powered by WPeMatico